30.9.05

El nuevo bar de la esquina

Llegaron las prometidas reformas. ¿Y cuales son esas reformas? Que todos somos camareros. Así acabamos con el paro en dos días.

Queremos crear un punto de encuentro alternativo a los blogs pero íntimamente relacionado con ellos, porque los blogs nos encantan pero también nos apetece que exista algo alternativo donde las ideas vayan y vengan, de todos para todos. Con el bar pretendemos crear un punto de encuentro democrático, en el que las ideas partan de todos para todos y, si este objetivo de tan altas miras no funciona, por lo menos un sitio agradable donde estar entre amigos. Que nunca hemos tenido pretensiones y no vamos a empezar ahora.

Por eso hemos creado un foro de discusión no moderado, por ahora alojado en un servidor gratuíto, y hemos mudado el espíritu original del bar a este nuevo local. Entrad, daros una vuelta, mirad, hablad, registraros, no lo hagais, olvidadlo, quejaros de lo mala que es la idea o de lo fantástica que os parece. El bar de la esquina está abierto 24 horas al día y 365 días al año.




El nuevo bar está en estado de funcionamiento, aunque aún nos queda darle alguna que otra mano de pintura y durante sus primeros días de vida va a estar en estado de flujo constante, pero ya servimos en barra y terraza. Os esperamos allí.


24.8.05

Segundo acto

Bueno, EL BAR DE LA ESQUINA ha llegado al final de su ciclo. Este bloguete que comenzó como punto de encuentro de dos amigos que se aburrían ya de sus blogs personales (o más bien que necesitaban hacer algo nuevo duranmte un tiempo) y que crearon dos identidades alternativas, las de los camareros Gusarapo y Octavia, ha cumplido ya su tarea. Nuestras dos bitácoras personales vuelven a zarpar por su cuenta, y el bar... ¿cierra su persiana?

No, no la cierra. Esta bitacorilla tenía desde el principio una doble mision: la de servirnos como medio de expresión y la de servir a toda la gente encantadora que hemos conocido a través de Internet de "punto de encuentro".

Esta segunda tarea está inconclusa. Y por eso el bar sigue abierto... aunque se oigan muchos martillazos desde fuera, ya que estamos metidos en obras...


Gusarapo fue...
Octavia fue...


Nos vemos en breve.


14.8.05

Cosas que nunca tendrás

Escrito en el baño del bar con bolígrafo azul:
Nunca tendrás la naginata de papel de plata más perfecta de la historia acompañada de una rosa roja.
Nunca sabrás cuál era el sexto verso de Gotas de vida dentro de tus ojos.
Nunca te contarán que la plenitud de una historia debe ser algo intuitivo y no algo formal.
Nunca te dirán que sentir a corazón abierto es como gritar y extender los brazos mientras el vagón de la montaña rusa termina el rizo.
Nunca te morderán la oreja y besarán la frente para despertarte cada mañana mientras te maullan en tres idiomas distintos, ni te besará el cuello un casi desconocido cuando te lo encuentres por la calle.
Nunca te prepararán actos de puro surrealismo sólo para verte reaccionar y reir.
Nunca entenderás que la crucifixión de Cristo no es sino una metáfora de un acto de placer en sentido horizontal.
Nunca te susurrarán la belleza que tiene un arco de medio punto mientras te buscan la boca a ciegas.
Ni conocerás nunca a alguien que te cuente la historia del hombre que encontró en una galleta de la suerte el mensaje "Vas a morir solo" sin que nunca se llegara a saber quién había escrito esa nota.
Nunca sabrás si las mañanas de furia tras la tarde de miel realmente valen la pena.
Nunca sabrás las cosas que nunca tendrás.


31.7.05

Mudos

La persiana está ya cerrada, casi con melancolía. Me la ha contagiado... o tal vez haya sido al revés, porque parece más lógico que sea yo el melancólico y no que una persiana de metal me haya transmitido su estado de ánimo.

Huele a papel quemado, un olor que siempre me ha encantado, y veo la lengua de la llama lamer con ansia la piel desnuda de las hojas de mi diario, dejando como único recuerdo de su pasión un cuerpo negro que se deshace lentamente en ceniza. Las palabras desaparecen lentamente, directamente en el vacío: nadie las recordará, yo las olvidaré. Quemar, no como purificación, sino como incendio. Sin metáfora, sin significado, sin San Juan ni Ku Klux Klan. Sólo mirando fijamente la danza naranja de dentro de la papelera y mordiéndome el labio inferior buscando ese "ya no hay vuelta atrás" que parece ser la única manera que encuentro de realmente irme cerrando puertas.

"Voy a dejar de escribir", le dije a Octavia el otro día. Ella no me creyó. Así que tambien he tirado mi pluma. Para que no haya vuelta atrás.


27.7.05

Cuatro y media

¿Cerveza? Seguro que de ella se puede sacar algún agente tóxico. No lo sé, pero estoy seguro de que es así. Dicen que cuando Charles Palahniuk entregó el manuscrito de El club de la lucha la editorial le exigió que eliminara por lo menos un ingrediente de cada una de las numerosas fórmulas de explosivos y agentes químicos que salpican el libro. Llevo días intentando unir esa idea y la de la facilidad con la que se puede comprar armas en el país natal de Chuck. ¿Será verdad eso de que sólo nos dejan matarnos poco a poco? No sé, en el fondo me da miedo que me acuseis de demagogo. Demagogo. Creo que es una de las mejores palabras para mantener callado a alguien que realmente tiene algo que decir. Empiezo a hablar de desigualdades, de absurdos cotidianos, de las ganas de chillar que tengo, y acabo siendo el malo de la historia. El que amenaza la normalidad. Pero no es así, yo no amenazo nada, yo no soy nadie. Nadie. ¿Debería sintetizarlo, no creeis? Hacer como Chuck y escribir una bala, o dibujarla, o esculpirla, si no fuera porque Brad Pitt es precisamente el símbolo del blanco de mi proyectil. No sé, normalmente soy positivo y me centro en el sol cotidiano pero hoy, sin ninguna razón, es uno de esos días en los que no sólo no entiendo el mundo sino que apretaría el botón rojo felizmente y diría "sayonara" mientras apuro la cerveza. ¿Cerveza? Seguro que de ella se puede sacar algún agente tóxico...